sábado, 9 de julio de 2016

No te olvidé, Berlín

Parece que solo escribo para vomitar.  Así soy yo, poco constante e interesada. Necesito escribir cuando no veo otra salida. Siento que me falta el aire. Necesito parar. Necesito dos días sin los habituales. Sin nadie, en realidad. Necesito la soledad que busqué y encontré en Berlin, necesito sentir lo que allí sentí. Quiero volver. Desaparecer para todos excepto para la "Selva" que soy y la que parí. Los demás ahora me sumergen en el agua con una fuerza de la que no son conscientes y no me dejan salir. No puedo sino hundirme.