jueves, 5 de septiembre de 2013

Egocentrismo a tope

Y digo yo... ¿por qué sigo estudiando si lo odio tanto? No sé por qué lo hago, pero cuando estoy de exámenes me digo a mí misma que será la última vez y en septiembre no lo puedo evitar. ¡Hala! Que si inglés, que si alemán, que si filología, que si música, que si PT, que si neurologopedia... y lo termino haciendo todo a medias.

Creo que necesito un año sabático (en lo que a estudios se refiere) pero me da miedo oxidarme. Este año, me han regalado 11 aprobados y he suspendido 2, con toda la razón. El domingo tengo los exámenes y no quiero estudiar. No he hecho nada en todo el año y ahora, al empezar a estudiar las dos asignaturas pendientes me doy cuenta de que me cuesta el triple.

Tengo que terminar PT y sacarme el B1 del inglés. No me interesa ni una cosa ni la otra, sin embargo, no tengo elección. Me interesa el alemán y la filología, pero no puedo centrarme en tamaña empresa sin haber terminado previamente la caca mocordo de PT y B1.

Todo esto para decir que voy a suspender las dos asignaturas del domingo y que voy a tener que pagar 900 euros más en la matrícula de octubre. Y a pesar de saber esto, sigo aquí, sin estudiar. Educación física. Desde cuándo hay una asignatura teoríca sobre la educación física? Y luego está el conocimiento del medio natural... sin comentarios.

Hoy no me importa escribir mal. Solo quiero desahogarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!