domingo, 22 de enero de 2012

Yo, yo misma y gominola

Solo tengo un amigo en el otro blog, y soy yo misma. Yo, Gominola, me he hecho amiga de mí, Gominola. Supongo que es porque solo a mí me interesa lo que escribo en filologando, que es gerundio. Yo, mí, me... ains... sigo igual de egocéntrica que cuando estaba soltera... al menos algo no ha cambiado. ;)

Gamusinillos! Venga a la calle, ese paseito matinal con croqueta y mostoooooo!!!!!!! y yo a dieta, encerrada en casa con Garcilaso, el Cid, los vascos del siglo XIV. Pero, haciendo mío el último verso de un poema de Juan Ramón Jiménez "encuentro ya divina mi tristeza". SIIIIIIIII! Estoy en casa estudiando, leyendo y escribiendo y no podría ser más feliz! Mis compañeros de piso se fueron, San Antón está allí y yo soy de lo más feliz. YUPILIIIIIIIIIIIIIIII!

Y ahora a estudiar... que ya he alargado bastante.

1 comentario:

  1. ji,ji, a ver ...
    Empezaré comentando que tu otro blog si se lee,pero, no todo el mundo tiene que dejar su seña,despues de leer este comentario tuyo...me hize seguidora pública de "filologando, que es gerundio" y como no....dejé mi mirada en el ya que nunca lo hago,quizá enseña tanto que dá miedo equivocar un comentario...juasss su contenido es interesante y a veces aburrido,eso si culto)asi somos algunas personas ji,ji.

    aquí te dejó algo que te hace reflexionar y gusta,lo reconoceras pues es tuyo...
    "La importancia que se da a LA ESTRUCTURA DE SUEÑO es mucha en el Renacimiento. En el Sueño de Polífilo, el sueño de Escipión, Crotalón... sirve para colocar en otro espacio que no es propio a los personajes (muchas veces muertos, inexistentes, imaginarios etc.) dejando que éstos dijeran lo que el autor quisiera, lo que no era aceptado por la sociedad, sin que éste último saliera perjudicado. Suele utilizarse para la burla o la sátira.

    Gracias,por ser...siempre tú..
    desde mi mirada...beso tko

    ResponderEliminar

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!