domingo, 12 de diciembre de 2010

momento blam en Barcelona

Este fin de semana tocaba abastecer mi cerebro de conocimientos de las lesiones neurológicas que interfieren en el lenguaje en Barcelona. Este fin de semana, he tenido uno de esos momentos blam de los que habla Ratón, el pobre Ratón, el calzonazos Ratón, el divertido Ratón, el magnífico e irónico Ratón. ¡Ay! Ratón. Tienes el cielo ganado.

Mi momento blam ha sido una Barcelona vacía a las ocho de la mañana con la temperatura que corresponde a esta hora y mes, Buonvino para mis oídos y una sensación de libertad nunca antes experimentada.

Ni bombones en un cementerio, ni una sombra dispuesta a alcanzar mi inmóvil pie en una terraza. Sólo Buonvino, Barcelona y libertad.

Sublime.

1 comentario:

  1. Hoy me propuse un maratoniano vaiven por las letras de cuantos amig@s siguen Girando a mi alrededor, puede parecer perfectamente un mensaje en cadena pero es la unica forma de venir felicitándote la Navidad, personalmente,quizás la utopía parezca grande, pero mis deseos se quedan pequeños, por lo mucho que deseo abarcar para ti, para que estas Navidades empapen cada centímetro habitado, para que ningún olvido se quede encerrado en el baúl, para compartir sin necesidad de pedir, para sonreír sin limitaciones, para ganarle el pulso a la tristeza, para que la esperanza arraigue en nuestros corazones, para darte las gracias por estar ahí y en definitiva para que la Navidad sea para todos y para todo el año...MIL ABRAZZZUSSS PARA UNA FELIZ NAVIDAD...

    ResponderEliminar

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!