lunes, 29 de noviembre de 2010

Un oso perezoso

Tengo un letárgico conocido que tiene por cerebro un ventrículo infinito. Estoy tremendamente preocupada por esta situación, pues corre el rumor de que todo se pega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!