sábado, 9 de octubre de 2010

LXXVII

Dices que tienes corazón, y sólo
lo dices porque sientes sus latidos:
eso no es corazón... es una máquina
que al compás que se mueve hace rüido.

Bécquer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!