lunes, 12 de julio de 2010

Robert Sean Leonard





Me encanta este actor. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso. A Borges le pasaba lo mismo con Buenos Aires.




domingo, 4 de julio de 2010

Silvio Rodriguez

Viví en Zaragoza durante 4 años, tres estudiando y uno trabajando. Cada año de mi estancia allí, se caracteriza por la música que escuchaba. El primer año, Bebe; el segundo, pereza y estopa; el tercero Stravagannza y Saratoga; El cuarto y el mejor, Silvio Rodriguez.

Aunque hasta entonces no acostumbraba a ello, el último año me ponía los cascos del MP3, escuchaba música cada mañana y Silvio cantaba para mí. Yo cantaba con él. Zaragoza no deja de ser un pueblo grande, y todos los que pasábamos por el mismo sitio a la misma hora, ya nos conocíamos, por eso todos se habían acostumbrado a que yo pasara cantando por la calle.

Pero un día, comencé a cantar el estribillo de mi canción preferida, y alguien que no era asiduo a pasar por ahí a esa hora, me escuchó. Era un señor, calculo que de unos 55-60 años.

- No hay nada aquí... dije. El señor que venía de frente paró, me miró a los ojos y me cantó:
- Solo unos días que se aprestan a pasar.
Y los dos mirándonos a los ojos dijimos:
- Solo una tarde en que se puede respirar, un diminuto instante inmenso en el vivir, después mirar la realidad, y nada más. Y nada más.

Sonreímos, cada uno siguió su camino y nunca más nos volvimos a encontrar.

viernes, 2 de julio de 2010

Entre informe e informe... Manrique

...
Tú, que por nuestra maldad, 
tomaste forma servil
y bajo nombre;
tú, que a tu divinidad juntaste cosa tan vil
como es el hombre; 
tú, que tan grandes tormentos 
sufriste sin resistencia
en tu persona,           
no por mis merecimientos,
mas por tu sola clemencia 
me perdona
...

Quién diría que aparecerían en mi blog estos versos de las coplas por la muerte de su padre.