viernes, 7 de mayo de 2010

SONRÍE

Siempre me ha gustado conducir, aunque me gustaba más cuando no tenía edad para ello. Seamos sinceros, me gusta mucho hacerlo y no precisamente respetando las limitaciones de velocidad. Últimamente, además, conduzco durante más de 10 horas semanales, por lo que se me está empezando a antojar un poco coñazo. Así que en cuanto cojo mi muy amado coche, pienso en los km que me quedan por delante para llegar a mi destino, me empiezo a poner nerviosa y acelero... como buen conductor de primera que soy.

Hoy me he hecho una promesa al coger el coche "Oihana, hoy vas a respetar todas y cada una de las señales de tráfico". Todo iba bien, pues estaba yo muy concentrada respetando una y otra señal. Qué coñazo, he pensado después, pero he continuado con mi intención de cumplir mi promesa. Como decía iba muy concentrada. Me he concentrado tanto en la concentración que requería mi promesa, que se me ha olvidado el motivo por el cual debía permanecer atenta. En ese momento de debilidad, mi pie derecho se ha aliado con mi aburrimiento y fuuuuuuuuuu, he acelerado considerablemente. De repente mis ojos que miraban pero no veían han avistado un coche parado a lo lejos y al rato, un CLIC, SONRÍE! Ni qué decir tiene, que no me ha dado tiempo a sonreír para aparecer bien en el retrato, más bien llevaba yo cara de velocidad.

Y es que a la que es poco fotogénica, le llueven fotos por todos lados, qué mala gaita.

3 comentarios:

  1. Personalmente no me gusta conducir... sólo si está lloviendo y suena alguna buena canción en la emisora que sintonizo. Tampoco me gustan las fotografías: nunca me gusta como salgo, aunque no me moleste sonreír. Lo curioso de todo esto, es que a pesar de que no me guste ser fotografiada, las fotografías entre nosotros es algo que hacemos de sobra cuando estamos juntos. No te parece raro?

    Abrazos!

    ResponderEliminar

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!