viernes, 9 de abril de 2010

Aliteraciones en Pamplona

La muchacha se aburría e intentó que la búsqueda del aparcamiento bautizado recientemente con el nombre de Protomedicato fuera más llevadera. Pasa una señora:
- Perdone usted señora, se lo pregunto porque es probable que usted tenga la posibilidad de poner fin a mi problema con la pronunciación de una plaza o aparcamiento que tiene por nombre, Protomedicato. Es correcta mi pronunciación? Procese usted el nombre propio y dígame si piensa que procede resolver mi problema. Dónde puedo encontrar dicha plaza o aparcamiento?
- Ay moza, es que no hablas castellano? Eres rusa, bonica? -le gritaba al oído- Vete y pregúntale a ese tasis hija, que el mozo es joven y a lo mejor sabe inglés o algún idioma que no sea castellano.
(vase)

Pasa un señor bien vestido:
- Perdóneme por favor, profesor, es usted muy oportuno al pasar por aquí. Fíjese, algo me ha provocado una gran opresión en el pecho y preveo problemas probablemnte problemáticos. Me gustaría probar suerte con usted y preguntarle rápidamente, pues veo que anda usted con prisa: podría usted provisionarme de alguna idea para que yo procure llegar a tiempo al aparcamiento Protomedicato?
- Niña, las bromas se las gastas a tu puta madre.
(vase)

último intento:
- Perdóne señor, prometo no pronunciar lo inpronunciable pero podría usted proponerme el más corto camino para proceder lo más pronto posible a encontrar el aparcamiento Protomedicato?
- La gente como tú sois la pera, por no decir otra cosa. ¿Cómo osas hablarme a mí? ¿Sabes quién soy yo? ¿Me vacilas? ¿Dónde está la camara?

(vase, por fin)

La pobre chica que sólo pretendia divertirse, dice para sus adentros "entre el Tasis, mi puta madre y que la gente como yo SOMOS la pera, se han esfumado las ganas de jugar a las protopalabras" y dio por finalizado el juego lingüístico con el que los peatones en absoluto disfrutaron. Alguien silbó, ella miró hacia el banco que había a su diestra y avistó un señor con txapela, que le miraba con ojos deseosos de ser preguntados y con pilla sonrisa. La chica se acercó, sin intención alguna de jugar, para que no fueran cuatro los ofendidos aquel día:
- Disculpe Señor, puede indicarme dónde está el Hospital Virgen del Camino?
- Qué portento! Te propones matar a todo transeúnte con tu porfía? Procurarás problemas, te lo advierto. Y yo, señor de nariz protuberante, prototipo de hombre provechoso, prodiversión, y promuchascosasmás, soy, pobre de mí el único al que no propones jugar? Perdóna pero no puedo mas que protestar, soy proclive a ello. Procuraré prodigar palabras que porten un pro, un por o un rop. Propón a tus piernas dar un salto, presiento que no te supondrá un problema, primero una pierna y luego la otra para pasar, por ponerte un ejemplo, el seto con el que tropezarás próximamente. Procura torcer a babor y luego a estribor. Probablemnte podrás observar, si tienes la oportunidad de proteger tu vista con gafas de protección solar y mirar hacia arriba, el Hospital Virgen del Camino, que por lo visto es el que buscas y que esta puesto y orientado justo al lado del protagonista de tu historia de hoy, el aparcamiento Protomedicato.


Ojiplática:


- ¿Y usted quién es?
- Un jubiloso jubilado al que todos llaman Tato. De Protestato.

2 comentarios:

  1. jjajjajaajajajjajaja Buenisimo!!!! saludos

    ResponderEliminar
  2. Cuando se rompe con los acordes de lo cotidiano...
    Generalmente la reacción se divide en dos:
    Por un lado el beneplácito de la aceptación
    O el destierro del rechazo
    Ya ves que irónica respuesta popular
    Pero así de simples somos los seres humanos
    O ya sea para bien,o ya sea para mal.
    Un Millón de besos
    Desde el otro lado del Mar.

    ResponderEliminar

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!