domingo, 25 de abril de 2010

Coproflexia literaria

¿Sabeis lo que es la papiroflexia? Pues eso es para lo que sirven algunos de los últimos libros que me he leído. Qué dolor, qué dolor, malgastar mi tiempo leyendo lo que no me interesa. Qué pérdida de tiempo... pero es que me da cargo de conciencia no terminar lo comenzado. Me he llevado una gran decepción con "la Nothomb" y su "higiene del asesino". No no no no no no. ésta no puede ser la misma Nothomb que escribió "estupor y temblores" o " diario de Golondrina". No puede ser la misma.

Otro libro: "la soledad de los números primos" de Giordano. Con ese archiapetecible título, cómo puede haber tanta caquita dentro? Y mira que hay momentos en los que el lector piensa "ahora viene lo bueno". Pues no, lo bueno nunca termina de llegar. Joder, estoy enfadada con la literatura.

Y ahora estoy con Auster (escritor prometedor, no es así?) y su "viaje por el Scriptorium". No quiero una entrada escatológica, pero a lo mejor termino haciendo coproflexia con el libro...

Ale, vamos todos a hacer caquitas, que ya tenemos con qué limpiarnos el culo.

miércoles, 14 de abril de 2010

RECONCILIACIÓN

SÍ SÍ SÍIII!!!! Escribo el título en mayúsculas porque la ocasión lo merece.
Mi amatxo, que es muy lista, me ha comprado una boquilla B45! BIEN! Hoy se la he presentado a mi Selmer y todos juntos hemos probado la combinación de Selmer Prologue II, con boquilla Vandoren B45 con caña V12 del 3 1/2 , protector de grosor medio y abrazadera BG L6 (ideal de la muerte)... y TOMA TOMA TOMA TOMAAAAAAA!!!!!!!

Sí señor, así sí que se puede!!!! No me pienso desprender de ninguno de estos accesorios... que así está genial... no lo vayamos a estropear... ahora es hora de volver a disfrutar del clarinete. Gracias amatxo, por la B45!!!!

viernes, 9 de abril de 2010

Aliteraciones en Pamplona

La muchacha se aburría e intentó que la búsqueda del aparcamiento bautizado recientemente con el nombre de Protomedicato fuera más llevadera. Pasa una señora:
- Perdone usted señora, se lo pregunto porque es probable que usted tenga la posibilidad de poner fin a mi problema con la pronunciación de una plaza o aparcamiento que tiene por nombre, Protomedicato. Es correcta mi pronunciación? Procese usted el nombre propio y dígame si piensa que procede resolver mi problema. Dónde puedo encontrar dicha plaza o aparcamiento?
- Ay moza, es que no hablas castellano? Eres rusa, bonica? -le gritaba al oído- Vete y pregúntale a ese tasis hija, que el mozo es joven y a lo mejor sabe inglés o algún idioma que no sea castellano.
(vase)

Pasa un señor bien vestido:
- Perdóneme por favor, profesor, es usted muy oportuno al pasar por aquí. Fíjese, algo me ha provocado una gran opresión en el pecho y preveo problemas probablemnte problemáticos. Me gustaría probar suerte con usted y preguntarle rápidamente, pues veo que anda usted con prisa: podría usted provisionarme de alguna idea para que yo procure llegar a tiempo al aparcamiento Protomedicato?
- Niña, las bromas se las gastas a tu puta madre.
(vase)

último intento:
- Perdóne señor, prometo no pronunciar lo inpronunciable pero podría usted proponerme el más corto camino para proceder lo más pronto posible a encontrar el aparcamiento Protomedicato?
- La gente como tú sois la pera, por no decir otra cosa. ¿Cómo osas hablarme a mí? ¿Sabes quién soy yo? ¿Me vacilas? ¿Dónde está la camara?

(vase, por fin)

La pobre chica que sólo pretendia divertirse, dice para sus adentros "entre el Tasis, mi puta madre y que la gente como yo SOMOS la pera, se han esfumado las ganas de jugar a las protopalabras" y dio por finalizado el juego lingüístico con el que los peatones en absoluto disfrutaron. Alguien silbó, ella miró hacia el banco que había a su diestra y avistó un señor con txapela, que le miraba con ojos deseosos de ser preguntados y con pilla sonrisa. La chica se acercó, sin intención alguna de jugar, para que no fueran cuatro los ofendidos aquel día:
- Disculpe Señor, puede indicarme dónde está el Hospital Virgen del Camino?
- Qué portento! Te propones matar a todo transeúnte con tu porfía? Procurarás problemas, te lo advierto. Y yo, señor de nariz protuberante, prototipo de hombre provechoso, prodiversión, y promuchascosasmás, soy, pobre de mí el único al que no propones jugar? Perdóna pero no puedo mas que protestar, soy proclive a ello. Procuraré prodigar palabras que porten un pro, un por o un rop. Propón a tus piernas dar un salto, presiento que no te supondrá un problema, primero una pierna y luego la otra para pasar, por ponerte un ejemplo, el seto con el que tropezarás próximamente. Procura torcer a babor y luego a estribor. Probablemnte podrás observar, si tienes la oportunidad de proteger tu vista con gafas de protección solar y mirar hacia arriba, el Hospital Virgen del Camino, que por lo visto es el que buscas y que esta puesto y orientado justo al lado del protagonista de tu historia de hoy, el aparcamiento Protomedicato.


Ojiplática:


- ¿Y usted quién es?
- Un jubiloso jubilado al que todos llaman Tato. De Protestato.

Fernando Aramburu

Todos tenemos un amor platónico. Éste es el mío. Acabo de terminar de leer "Fuegos con Limón". Soy una tragona compulsiva, lo sé. Mi primo, al que aprecio enormemente me dice que me voy a volver loca, como Don Quijote. Yo no me atrevo a decirle que ese señor ya estaba loco desde el principio, así que en todo caso, enloquecería como Sancho. Aunque todo depende... (¿me voy a volver LOCA como Don Quijote o me voy a VOLVER LOCA como Sancho? Bueno en fin, esto no viene a cuento).

He solido llorar con la literatura. Pero hasta Fuegos con Limón, jamás había llorado a consecuencia de las carcajadas. ¿De dónde ha sacado este hombre el sentido del humor cuando menos peculiar que posee? ¿Nació con él, en vez de con el pan bajo el brazo o han sido sus circunstancias las que se lo han otorgado? No lo sé. En cualquier caso, no es fácil encontrar escritores como él.

Deduzco por la asiduidad en la que aparece el tema en su obra, que sufre jaquecas a menudo, no sé si en sus propias carnes o en las de alguien muy cercano, pues describe a la perfección este padecimiento, tanto que cuando lo hace, da la sensación de estar en plena crisis jaquecosa. La gente que jamás ha padecido esta fastidiosa dolencia, tacha a los jaquecosos como yo, de exagerados. No tienen ni idea. Que se jodan. O más bien, dichosos ellos.

Reitero que nunca me había pasado esto de llorar por reir, leyendo.

Me encanta cómo escribe, creo firmemente que es un artista y como lo creo, lo es para mí.

Ahora me embarga un gran desasosiego (qué melodramática soy, me encanta). Me quedan dos de sus novelas por leer: "los ojos vacíos" y "viaje con Clara por Alemania" (que al parecer nada tiene que ver la una con la otra). El problema radica en que no tardaré en engullírmelas y cuando lo haga, no tendré más de él que leer, excepto alguna revistita editada hace algún que otro año.


Supongo que tendré que releer su obra, empezando por "el artista y su cadáver" que es un libro increiblemente cojonudo.

martes, 6 de abril de 2010

El don de Vorace -spoiler-

Mi madre tiene un amigo, poeta. Todos lo conocíamos (y conocemos) como "el Zoki". Resulta que conoció a Felix Francisco Casanova, un joven poeta que presagiaba su muerte prematura rodeada de agua. Gracias al Zoki, mi madre conoció la poesía inmortal del joven que murió en la bañera de su casa, al parecer accidentalmente, por una fuga de gas.

Total, que desde hace una porrada de años tenemos su libro "la memoria olvidada" en un anaquel de la sala. No me había invadido la curiosidad por su poesía (por la poesía en general) hasta que alguien me dijo que estaba haciendo alguna traducción de sus poemas, etc. Coño, dije, ese tio me suena. Lo busqué entre los libros ya de hojas amarillentas que mi madre ama encarecidamente y, efectivamente. Ahí estaba el joven y apuesto greñillas. Me leí el poemario, pero no presté la atención debida, tampoco profundicé demasiado, y me quedé exactaemnte igual que antes de leerlo. Apenada, por no haber sabido saborear, lo que al parecer era una poesía excepcional, busqué otros poetas que fueran para mí, comprensibles. Y como no podía ser de otro modo, me aficioné a la poesía.

Volviendo al hilo, la espinita de no haber prestado la debida atención a un joven y magnífico literato no desapareció, hasta que hace un mes aproximadamente mi madre vino con un libro cuyo título no me despertó interés alguno. Félix Francisco Casanova, leí. Vaya, otro libro de éste, que no voy a poder leer porque no lo voy a entender. Así que después de un mes en el que el libro ha estado abandonado junto al de "la memoria olvidada", lomo con lomo, pensando en si debía o no comenzar algo que a lo mejor no podría terminar, hoy he devorado las 265 páginas que componen la novela menos tradicional que he leído en mi vida.

Al contrario de lo que pensaba, es una novela fácil de leer, aunque de gran profundidad. No he podido dejar de pensar en que tan solo tuviera 17 años cuando la escribió. Me hubiera encantado conocerlo en vida, aunque no creo que a él le interesara demasiado entablar amistad con alguien como yo, pues me parezco bastante a Débora. Pero yo sé nadar...

sábado, 3 de abril de 2010

Divorcio a la vista

Últimamente duermo demasiado. Desde luego, no será a mí a quien atrape la peste del insomnio. Sólo llevo dos semanas trabajando 55 horas semanales y ya necesito unas largas vacaciones. Esta Semana Santa, deseaba con todas mis fuerzas ir a Milán, pero no ha podido ser.

Así que he resuleto quedarme encerrada en mi casa con la intención de adelantar papeleo del curro, leer hasta la saciedad, grabar un par de canciones, terminar una composición y ponerme al día con el clarinete y con el EGA. Pero lo único que he conseguido es un fastidioso dolor de espalda de tanto gandulear en el sofá.

Definitivamente he aborrecido el clarinete. Sé que soy muy exigente con la emisión, ya que hasta el momento, sólo me ha hecho enloquecer el sonido de dos clarinetistas. Todos los demás? Basura. Incluido el mío. Amo los sonidos amplios, con mucho cuerpo y de timbre oscuro. Endulzar mis oídos con esa delicia me hace estremecer.

Ya no tengo ganas de tocar, no tengo ganas de seguir luchando por que me guste, porque no me gusta, señoras y señores, me he hartado de él. Sin embargo, no concibo mi vida sin lo que es, desde hace 16 años, parte de mí. Mi Selmer Prologue II y yo tenemos una relación amor odio. No nos queremos, sólo quedan los resquicios de nuestro amor. Recordamos con tristeza el pasado, cuando creábamos música juntos cada día durante horas, a veces, durante días enteros.

No quiero olvidar a Mi Clarinete, todavía le quiero pero me da mucha pena esta regresión que hemos sufrido en nuestras carnes... y maderas. Necesitamos innovar, como las parejas innovan con juguetes sexuales, para mejorar nuestra relación. creo que el día de mi cumpleaños recibiré el juguete sexual que mi Selmer y yo necesitamos... una boquilla B45, que nos dará un empujoncito. A ver si así funciona, porque se me están agotando las ideas.

jueves, 1 de abril de 2010

La vida es bella

La música, los libros, y las hojas de papel en blanco me llenan la tripita de mariposas.