domingo, 14 de marzo de 2010

Musica Contemporanea

Como va siendo rutina, este fin de semana también he ido a un concierto en Donostia del que me avisó mi amigo, compañero y peuqeño gran artista Eneko Iriarte. En el coche magullado ya por varios golpes y algo sucio tanto por fuera como por dentro, me puso en antecedentes: "el concierto es de música contemporanea, es de vientos y el compositor es amigo mío, vamos a darle apoyo moral". Ayyy..... no será... no será... no será el compositor que me presentaste el otro día? "Sí, es él" Ándaleeeeeee qué bien!!!!!!!!!!! Tengo yo especial interés en la música de ese chico!

Oye, un genio.

Llegué asustada porque tal y como me pintó Eneko el asunto, aquella música iba ser un caos, pin pan pun que si 3 por 4 que si ahora cambio a 2 por 2... y algo caótico fue, no lo voy a negar, pero fue un concierto completamente audible. De vez en cuando sonaba algún acorde perfecto, aunque ninguna cadencia perfecta. Ni una solita... con lo tradicional que soy yo para esas cosas. Para mí la obra tiene que terminar siempre con IV, V, I. Fa Sol Do.

No es el estilo contemporaneo el que más escucho, más bien todo lo contrario. Va justo antes del Jazz. Yo es que soy algo más clásica, me quedo con la música del Romanticismo, me quedo con Brahms.

Y para redondear el fin de semana, el director de la banda de Grado Medio del Conservatorio me ha pedido como favor que asista a los últimos ensayos y a dos actuaciones en abril. ¿Qué más se puede pedir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alados compañeros, vuestro fresco soplo me ayudará a alcanzar el más alto vuelo al que una mariposa puede aspirar.
Dejadme una palabra de aliento, aunque solo sea un soplido.
Y si algo no es de vuestro agrado, naturalmente, también se puede criticar!